14 marzo 2010

rema, rema pa'l carajo

Photobucket

Algunas oraciones son contestadas aunque tarde con cojones y no sé por quién, pero al fin, después de treinta años se retira el payaso nacional. Treinta años es una hipoteca en cualquier liga y en el caso de soportar a Remi los intereses están puñeteros. Primero dijo que no se retiraba y finalmente reconoció que no puede más aunque según él, "su desencanto comenzó hace ocho años, cuando el Departamento de Educación eliminó las visita de los payasos a las escuelas. A eso se le suma la cancelación de programas federales que lo mantenían como portavoz de mensajes contra el alcohol, la droga y el cigarrillo."

"Donde quiera hay excepciones a la regla, hasta en la gramática*", y por suspender semejante atrocidad tengo que felicitar al Departamento, quizás es una de las pocas cosas buenas que han hecho. La escuela no es sitio pa' llevar a estos impostores de cumpleaño infantil que se hacen llamar payasos. Damas y caballeros los payasos de verdad están en el circo y dudo mucho que alguno tenga interés en ir por las escuelas cantando canciones pendejas de cómo cruzar la calle, ni mucho menos de canastas llenas de frutas sabrosas y otras mariconadas. Me pregunto también a quién se le ocurrió usar a Remi como portavoz en contra de las drogas, es sencillamente inconsebible. Todo el mudo sabe que el bigote de Remi es estrictamente de salsero cocainómano de los ochenta y ni siquiera Tito Rojas se lo deja así porque "hay que tener vergüenza."

En otra parte de la noticia Remi dice, “...se están limitando a muchos niños que me veían antes y ahora no me pueden ver. Por ejemplo, me llamaron las maestras de unos niños de educación especial y me dijeron ‘ReMi, con tu programa era la única forma que teníamos para controlarlos al menos por media hora’." Entonces retiro lo dicho y las felicitaciones pa'l carajo. No wonder why hay tantos morones en las calles. Qué clase de maestros hay en este país que dependen de la televisión y sus programas baratos pa' hacer su trabajo. Por eso estamos como estamos, por gente así existe la mierda de Barney y el pendejo de Sponge Bob. Por estar dándole espacio en la educación de los niños a mierdas como El Pollito Yito, La Botella de Frutsi, Chícola y Remi es que tenemos el gobierno que tenemos, un mazo 'e pendejos y changos infantiles.


* Según el poeta callejero R. Ambert.
Publicar un comentario