12 junio 2010

generación pastillo

Photobucket

La noticia del niño de dos años que se fuma cuarenta cigarrillos al día estremeció al mundo y como de costumbre la ignorancia rampante no se hizo esperar y se desbordó en comentarios de odio hace el padre del chamaquito que supuestamente lo introdujo al vicio del "garet".

En Indonesia, donde la gente puede ser condenada a cárcel o a pena de muerte por fumar marihuana, hay que disimular un poco y qué mejor manera que esta. No sólo han creado una atracción para aumentar el turismo y sus ingresos en estos tiempos de escasez, también han encontrado la manera de disfrazar su pequeño punto. Es toda una monería ver al niño fumándose su porro y tocándo algunas canciones rockeras mientras algunos toman fotos y otros se compran su saco.

En el caso del chamaquito, está claro que es una medida de salud preventiva y quién mejor que los padres para saber la que hay si partimos de la premisa de que "cuando tú ibas yo venía." En estos tiempos donde todo el mundo tiene cáncer de algo, o lo va a tener eventualmente, es mejor empezar el tratamiento cuanto antes y es de conocimiento general que la marihuana ayuda con el asunto. Esta familia preocupada y responsable sólo está haciendo lo que puede por asegurar de alguna manera el futuro de su hijo.


Publicar un comentario