27 junio 2010

el misterio revelado

Photobucket

Una de las cosas que me avergüenza cuando hablo con algún extranjero es tener que explicar qué carajo es El Chupacabra, algo de lo creo que nadie sabe un carajo, así que hago lo mejor por explicar que no es más que un intento fallido de criatura mística boricua que resulta del cruce entre un vampiro y un gremlin.

Pero todos quieren saber algo, porque la verdad es que El Chupacabra estaba tan cabrón que se fue de gira por sur América y otras partes del mundo. Entonces, la semana pasada, andando con unos amigos mexicanos por las adoquinadas calles y tiendas de la capital me encuentro con este documento que parece inspirado por el conocimiento que emana de El Boricuazo para revelar este gran misterio barato, y he aquí la prueba fidedigna, en el back cover...


"Existe desde la época de los taínos." Me supongo que sí, es la única manera de legitimizar algo aquí. Decir que es de la época de los taínos es decir que es casi pre histórico para los efectos de nuestra historia claro. Supongo que los bohíques en sus viajes de cohoba hablaban largas horas con él.

"Es 100% Boricua como el Coquí." Coño, es que no faltaba más y por eso es un orgullo de aquí, suficiente "pa' que se te hinche el corazón!"

"Puede nadar, volar y cantar." Ya sabemos cómo y a qué se fue de gira por el mundo. Es sencillo, el tipo quería llevar su canto al resto del mundo y a diferencia del coquí, este cabrón se puede transportar como le de la gana, puede vivir en otros países y de seguro nadie jode con él por que es un hijueputa. 

"No le gusta la carne, solo las presas jugosas y tiernecitas." Lo único que todo el mundo sabe del fucking Chupacabras es precisamente eso, que chupa. Puñeta, se llama Chupacabras, no Comecabras. Esta es uno de los bits de información que no podía dejar fuera de la lista el Metecabras que escribió semejante basura.

"No es solitario, tiene un gran afecto familiar." Claro, por eso es que en Boriquén los pequeños chupacabras se usan como mascotas, pero sólo hasta que les crecen los dientes porque les da con chuparse a la gente. Que recuerde, nunca se habló de un avistamiento de la familia Chupacabras, siempre andaba uno solo por los montes. 


Como puede ver, información confiable, con pruebas sólidas y una investigación seria como prioridad de un libro de pacotilla que pretenden venderle a la gente que nos visita. Por qué no vender un libro de historia de Puerto Rico a nuestros visitantes? Quizás porque hay más historia en el mito del Chupacabra que en los quinientos y tantos años de historia que hay en este canto de piedra que flota en el medio del Caribe; o al menos eso quiere hacerte creer El Metecabras.
Publicar un comentario