29 enero 2010

médicos de pacotilla

Photobucket

Nunca faltan cuatro cabrones que hagan el papelón. Esos cuatro cabrones que no pierden la mínima oportunidad pa' hacer el ridículo y pa' hecharle tierra al trabajo que otros hacen bien, con dignidad, compromiso y de corazón. Cuatro cabrones metafóricamente hablando porque son más de cuatro y también porque hay unas cuántas cabronas en el grupito de payasos boricuas.

Un corillo de fucked up medicuchos morbosos que son tan originales como les permite su mente colonial copiando a los fucking soldados gringos que se retrataron meándole las nalgas a los infelices que capturaron. Claro que a favor de los soldados pongo que están en una guerra de mierda donde se juega sucio desde el principio y de ambos bandos. Pero los Boricuas la pusieron en la China desde Haití tirándose fotos con cantos amputados de gente como si estuvieran picando lechón en Guavate con segueta en mano y una sonrisa. "A picture it's worth a thousand words" y como dice el poeta callejero R. Ambert, "No hay refrán que no aplique." Fotos que gracias al carpeteo de Facebook el mundo entero puede disfrutar y que esta mañana me las bajé con un café en compañía de los reporteros de Wapa. Gracias! Y esta vez digo gracias en serio a los periodistas por sacar tiempo y asumir la responsabilidad de tener editorial en lo que dicen y criticar este tipo de cabronerías.

Cabronerías de los medicos de pacotilla que fueron a Haití con el backeo del Gobierno y el espaldarazo público de Rivera Schatz, que antes de despacharlos pa' que fueran a meter mano hizo una conferencia de prensa pa' llenarse la boca. Pero qué se puede esperar de ese otro cabrón? Bueno ni casi Haití porque "los boris" estan en la frontera con Dominicana y a lo mejor por eso se creen que están en algún all inclusive resort de la República. Los muy hijos de puta retratándose con soldados de la frontera. Presidente grande en mano, garet pillao en la boca y un poco de arma larga. Posando como turista en un booth donde sacan fotos con ropa de vaquero y otras pendejaces. Pero estos individuos, estas ratas puercas estaban vestidos de doctores pero la cara de cabrones no se la pudieron maquillar. Qué lindos quedaron con sus sonrisas de fucking puertorriqueños prejuiciaos con guille de que somos más. Con sus caras de turistas que piensan que están en el tercer mundo y se quieren dar el guille de corresponsales de National Geographic. Entonces después llegan al aeropuerto, se le hace un recibimiento, se les da un reconocimiento y se lee una proclama que no los proclama como lo que son; unos cabrones!

Estoy seguro que a los haitianos que están aquí y a los que puedan venir, si es que vienen y pa' lo que vengan, no van a tener un carajo 'e ganas de andar pitando la melodía de Preciosa. A los rubios que vienen del carajo tal vez sí. Así lo hacemos, pero no es mejor. Y esa es la que hay.
Publicar un comentario