22 octubre 2011

daltonismo social

Photobucket

Había escuchado de los niños índigo cuando se regó la ola de eufemismo entre mis contemporáneos que empezaron a ponerle el label a sus hijos morones, pensando que poniéndole color a la estupidez lo hacían mejor que poniéndole letras: "No, mi nene no tiene ADD, él es un niño índigo." Pero llegó Britto a las vitrinas y ahora la moda son los niños arco iris. Por qué conformarse con un hijo de un sólo color cuando puedes tener uno que combine con todo? Niños arco iris, es lo único que recuerdo del título en un artículo que no pude evitar leer.

La primera imagen en mi mente fue un grupo de niños con la bandera del gay pride pintada en sus caras caminando de la mano de Pedro Julio Serrano y Ricky Martin saludando por toda la Avenida Ponce de León. Pero nada más lejos de la realidad, el asunto era una nueva clase de niños que vienen a arreglar el planeta no por salir del closet a temprana edad, sino por su capacidad de un "photoshopeo" instantáneo, síquico y telekinético que proyecta su aura de todos los colores en el espectro.

Por fin llega la "gente de color" de la que hablaban los viejos de antes así que me sentaré a ver cómo se desarrolla este nuevo racismo tipo imprenta: "Y tú qué eres blanco y negro, o full color?" "No, yo soy un niño arco iris!" "Perfecto pero estás en RGB o CMYK? Mira que no quiero problemas con el print out."

Estos niños, que nos traerán la salvación según los que saben sobre el efecto de los colores en la gente, son una especie de extraterrestres que sólo pueden encarnar naciendo de padres cristal, y no faltaba más. Ya veo a la madre cristal pujando y justo cuando da a luz, la cara de la criatura refleja todos los colores llenando de alegría la sala de parto.

Por qué niños arco iris y no niños prisma como deberían llamarse por definición? Quizás por miedo a ser una referencia muy homosexual. Y aunque creamos que estamos preparados para recibir extraterrestres desde el lado oscuro de la luna, todavía seguimos esperando que la salvación caiga del cielo o llegue del espacio en vez de buscarla aquí; entre blancos, negros, marrones, amarillos y rojos que pululan el Mundo.

Olvídate de definir los colores, cuando la fuente de luz es sólo una, la sombra siempre es gris.



Publicar un comentario