22 febrero 2010

en la ceiba

Photobucket

El sábado pasado, una mañana de lluvia y yo despierto desde las 7 de la maddrugada. Camino al ensayo con el Don me dá con tirarme el desayuno sabatino mañanero en La Ceiba en la Roosevelt. Viejos en corbata y bastón, tipos con gafas y un montón de mujeres, jevotas, cubanas o medias cubanas supongo, otras guaynabichas pero estaban todas bien buenas. Me toca el turno de pedir, "Una mayorca con jamón y queso y un café por favor." La mayorca no estaba en el menú pero la pedí de todos modos, qué panadería que se precie de serlo no vende mayorcas? "Son $8.01 caballero." Me temblaron las rodillas y se me pararon los pelos pero me metí la mano al bolsillo y pagué con miedo a que me montaran en un carro y me desaparecieran de allí.

Después de 8 minutos llaman el número de mi orden y pa' verificar miré el recibo otra vez, "$8.01, con razón no la tienen en el menú puñeta!". Busqué mi desayuno y cogí la bandeja, "Buenos días y buen provecho caballero". Sentí que me estaban clavando con una raíz del legendario árbol...La Ceiba, pa' cuando quieres una clavada mañanera pero orgánica.
Publicar un comentario