06 diciembre 2010

feliz, feliz navidad



"Pero no lo dejes caer!"
- El Bambino


Viene como subiendo de "La Perla" tal vez por eso viene tan contento y te dice risueño y con sus dientes über blancos: "Yo sé que ha sido un año duro para muchos lleno de dificultad, pero mientras haya vida y esperanza, olvidemos todo y vamo' a celebrar, feliz, feliz navidad." Así dice esta pieza musical festiva de Tito El Bambino que se convirtió en el himno de las Navidades el año pasado y le sirvió a todos los políticos como canción tema de cuanta parada y caravana navideña se les ocurrió hacer, desde el día de Thanksgiving hasta el día de San Valentín, final extra oficial de las Navidades en Puerto Rico.

En este video la felicidad de Tito es tan contagiosa que se une a la celebración una pareja de viejos que no se aprendieron la coreografía y un grupo de niños que al no poder contener la euforia salen a jugar fútbol, deporte desconocido por el noventinueve porciento de los puertorriqueños. "No dejes que los problemas te pasen por el lao y te sonrían...Vamonos pa' la calle y que viva la alegría." Con qué cara se le puede decir eso este año a la gente desempleada? "Cómo que vamonos pa' la calle cabrón!? Ya estoy en la calle, aquí el único que tiene trabajo es el cartero. Está tan orgulloso y agradecido que vino a bailar en uniforme a las diez de la noche el muy cabrón."

Es una bella estampa que nunca se verá en el Puerto Rico cotidiano e infeliz, donde los guardias que velan por la seguridad del ciudadano sacan a quien tenga la osadía de sentarse al borde de la fuente, "Usted no puede estar ahí, es por su seguridad, no queremos que se vaya a caer y se ahogue en las profundidades de la fuente." "Pero es que en el video del Bambino hay gente que baila aquí mismito!" "Esa gente pagó por hacer eso en esta plaza pública y además, hay que tener un permiso del Municipio pa' eso."

Pa' los alcaldes es conveniente darle reggaetón con plena, bomba y lleno de falsas esperanzas al pueblo que hace un préstamo pa' regalar en la navidad o pa' pintar y poner cuatro inflables frente a la casa. "Celebren y háganse los pendejos hasta el año que viene que aquí no ha pasado nada y no lo dejes caer." Por otra parte, también está comodito pa' El Bambino danzar con alegría por las calles de Viejo San Juan cuando el reloj que tiene puesto vale el sueldo que no se gana ni el cartero y anda con un guarda espaldas mínimo. Así celebra cualquiera, así se le olvidan las penas y los problemas a cualquiera. Si quieren darle una buena razón a la gente para mover sus caderas al compás de este himno a la hipocresía por lo menos tiren dinero al aire al güipi-pío*.


Puerto Rico: Feliz, feliz Navidad!


*güipi-pío: Tirar algo al güipi-pío, es el acto de tirarlo hacia una multitud con toda la intención de crear un caos. Algo como tirar comida en un campamento de refugiados.


Publicar un comentario