07 julio 2010

mano criminal

Photobucket

Según un periódico local, la veterana actriz Lydia Echevarría dice que "no está convencida de que su hija tomara la decisión de suicidarse" hace dos años atrás. La señora alega que hubo mano criminal, y si ella lo dice yo le creo porque de eso sí que sabe ella.

Aquí es necesaria una pausa dramática para dar un poco del perfil de esta señora, quien por no poder bregar con los cuernos en 1983 contrató a dos asesinos pa' que apuñalaran y quemaran vivo a su marido Luis Vigoreaux, por lo que estaba condenada a cadena perpetua. Después de catorce años tras las rejas, el prócer estadista y entonces gobernador de Puerto Rico, Pedro Rosselló González, la indultó en el año 2000 para comenzar el siglo con el pie derecho y sellar su último turno al bate.

Esta asesina, que fue declarada culpable por los cargos de asesinato en primer grado, secuestro agravado y dos cargos por conspiración, dice estar segura de que el caso de su hija no fue suicidio sino que hubo algo más. Sus secuaces y abogados que la conocen le han recomendado que deje este truco publicitario para llamar la atención ya que la edad la comienza a traicionar y existe la posibilidad de que si abren una investigación al respecto encuentren evidencia suficiente y algún testigo del pueblo que la involucre con la muerte de su propia hija.

La historia y el record están ahí. Y esta asesina en la calle y con trabajo.
Publicar un comentario