22 noviembre 2009

la carrera del pavo?

Photobucket

Siempre me pregunté por qué se llama la carrera del pavo si nunca hay pavos corriendo. El pavo es el premio, así que se debería llamar la carrera por el pavo. Pero qué podemos esperar del Departamento de Educación de este país? Lo importante es tener siempre en calendario, un ventetú, un embeleco que hacer que no sea dar clases y educar mucho menos. Por supuesto que a los chamacos no les importa y a mí tampoco me importó tener algún jolgorio en la escuela con tal de no estar en el salón. Pero para mí no era tanto como pa' salir a correr. Por supuesto que nunca corrí porque esas eran actividades reservadas para los atletas de la escuela. Además de que el nombre nunca tuvo sentido y todos los años era la misma mierda, ver a los atletas dándole ocho vueltas a la manzana de la escuela. Qué emocionante y entretenido! Las escuelas deberían organizar eventos educativos y de entretenimiento de mejor calidad y que sean parte de una experiencia educativa completa. Yo pienso en algo diferente cuando escucho hablar de la carrera famosa del pavo.

Suena el timbre de la hora de almuerzo. Es miércoles de la última semana de noviembre. La temperatura está a ochenticuatro grados y hay mucha humedad. De los baños de la cancha de basquet salen en cámara lenta veintisiete chamacos vestidos de pavo, con leotardos de gamuza emplumados. Plumas marrones, blancas amarillas, rojas y anaranjadas en el aire y se escucha un reggaetón explosivo. Los pavos hacen jumpin' jacks y otros ejercicios de estiramiento en la marca y esperan la salida. Cheerleaders vestidas de indias con pompones rojos bailando a lo High School Musical. Vázquez, el maestro de educación física tiene el pito en la boca y cara de cabrón. Hace un sol hijueputa y las empleadas del comedor caminan hacia los pavos. Están vestidas de peregrinos y se paran detrás de ellos. Parece que este año hay algo diferente; las del comedor sacan cuchillos, calderos y unos cuantos arcabuces. Los pavos se miran extrañados y entra un Mayflower life size bien encojonao y Miguelito está cantando desde el carajo en el mastil. El hijueputa de Vázquez toca el pito y las del comedor gritan como si fueran los soldados de Braveheart. Los pavos corren por sus vidas. Miguelito sigue en la cantaéra, hay fuegos artificiales y cinco nenas de kinder se desmayan. Las tipas del comedor corren, gritan, tiran cuchillos y disparan...creo que así el nombre de la carrera tendría un poco más de sentido.
Publicar un comentario