28 enero 2014

que se casen



Lo que aparece en el video que acompaña este post pasó en Puerto Rico hace poco menos de una semana y me lo perdí. Me enteré gracias al internet porque algo así no aparecería en los noticieros locales así como ni mencionaron las treinta y tres parejas gay que se casaron en los Grammy teniendo de testigo a nadie menos que Madonna y su cara operada, cosa que tampoco mencionaron. La mejor excusa que tuvieron para hablar de algo más raro que bodas homosexuales fue hablar de Daft Punk; es más cómodo hablar de tipos que se ponen máscaras de robot cuando quieren salir de su closet antisocial.

A todo el mundo debería importarle que a nadie le importe con quien se case cada cual. La boda de otro no es asunto suyo, es problema exclusivo del que se case y con quien lo haga, al que decida no hacerlo a nadie debe importarle tampoco. Pero este video debería estar en las noticias en la sección que se inventaron para la noticia positiva del día o algo por estilo. Claro que no hablarán de esto porque el matrimonio gay es ilegal en el país y sabrá Dios si hasta es ilegal que estos dos se pidan matrimonio en público aunque tengan que ir a casarse a las ventas del carajo porque al Gobierno no le importa atender el asunto de las bodas homosexuales y eso es lo que importa.

Hablando de bodas a Rafa y Omar los conocí precisamente en la boda heterosexual de otro unos buenos amigos y compartimos un buen rato de conversación y mesa entre unos cuantos panas, y aunque no recuerdo si alguno de ellos cogió el ramo recuerdo que entre los temas hablamos de lo retrasado de la visión de este país donde parece que Ricky Martin es quien único tiene visto bueno pa' ser homosexual y mandar a hacer hijos que vivan con él y su pareja.

La buena nueva es que en este país de atrasada el Gobierno todavía puede apuntarse la noticia positiva de la historia más que del día cuando decidan legalizar el matrimonio gay. La cosa es que todavía la mayoría del Senado y la Cámara de Representantes piensa que no es asunto importante ni cuestión de igualdad social que se casen los homosexuales. No sé por qué no consideran todas las bodas a las que serían invitados y los maravillosos centros de mesa que sí valdrán la competencia por llevárselos de las recepciones estrambóticamente decoradas.

"¡Qué vivan los novios!" es una frase que tiene más sentido en este caso. Por mí que se casen y me inviten a la boda que con mucho gusto iría si no tuviera que pagar pasaje de avión y aunque no creo en el matrimonio para mí, me pararía a coger las flores o la liga, lo que sea que quieran tirar que a fin de cuentas, eso a mí no me importa. A Rafa y Omar, a todos y todas las demás, salud y cosas buenas!


Publicar un comentario