14 marzo 2013

el hombre animal



"I will not have you, in one night, besmirching that name by behaving like a babbling, bumbling band of baboons."
- Professor Minerva McGonagall


Lo único que diferencia al hombre del resto de los animales es que el hombre siente la necesidad de creer en un dios y según el estado que se inventó también debe ir a la escuela; y aquí comienza la metamorfosis. Moral, política, educación, ropa y como gravy sobre las papas un poco de dinero. Pura domesticación... "come and get it!"

Por ahí en alguna parte de la ciencia y la historia anda el eslabón perdido, lo buscan, nos persigue pero no lo encontramos. Miles de mapas, expediciones y nada, pero no hace falta científico para la tarea, es tan sencillo como el más básico de los pasos del método, es un ejercicio de observación, hay que mirar pero mirar pa' adentro y ver el animal salvaje que vive en esos recónditos recovecos, el mismo que se come tu comida, gasta la gasolina en el tanque de tu carro y para colmo se pone tu mahón y t-shirt favorita.

Siempre sucede algo que brinda la perfecta oportunidad para que el mono de culo pelón que vive dentro de ti se manifieste gritando, dando golpes contra el seto y buscando un palo que trepar pero estamos muy concentrados mirando pa' afuera, mirando vitrinas con ropa de seda que nos queremos poner.

Hay quien dice que el lenguaje, la palabra y el pensamiento son la diferencia esencial pero difiero de ellos, he escuchado cotorras hablar por un tubo y siete llaves, he tenido largas conversaciones con gatos y perros, y he visto tanta gente que después de doce años de escuela ni siquiera saben qué es el misterio del pensamiento que no me queda de otra. Palabra? Los animales no la tienen y la mayoría de la gente no la mantiene por eso de honrar que las palabras se las lleva el viento. Nos inventamos un sistema no sin antes desarrollar las trampas y trucos del juego, ese es el significado de planificación. Así  funciona; así es el hombre animal.
Publicar un comentario