27 diciembre 2011

¿hermanos?

Photobucket

"Loco, tú tenías un cuarto pa' ti solo! Cómo se siente eso de no tener hermanos?" Fue la reacción de un pana cuando se enteró de que mi estado civil es hijo único. Es la reacción más común que he ecuchado pero a este pana en particular le contesté luego de años de reflexión,

No es que mis padres tenían dinero pa' mandarme a hacer un cuarto, es que en tu casa había un hacinamiento cabrón porque tus padres, a diferencia de los míos chichaban con más frecuencia y menos protección. Y lo de tener hermanos depende, porque tener hermanos pa' llevarse bien está cool, pero tener por hermanos una banda de hijueputas y tener que dormir en el mismo cuarto, no es necesario vivirlo pa' no gustarme."Estoy bien con mi soledad y todos estos juguetes que no me joden la vida. Gracias!"

Hijo único no del todo que digamos porque tengo una hermana mayor por parte de padre con la que he hablado más o menos tres minutos y medio en los pasados quince años, así nos llevamos. Y tengo una hermana de crianza a la que adoro y con quien nunca he tenido problemas; quizás ayuda que no compartimos la mala sangre, ella no es hija de ninguno de mis padres ni yo soy hijo de ninguno de los de ella.

"Hermanos son los puercos, que nacen juntos." dice papi y de eso sabe él que se ha enrredao a los puños con "tu santo tío" como lo llama él o "el hermano tuyo" como le llamo yo. Es uno de esos personajes en la familia que ha tenido problemas con to' el mundo empezando por su madre y sus hijas, pasando por sus sobrinos sin dejar fuera a los nietos; en fin un tipo adorable a quien nadie llorará el día que no se despierte más. Y así deben ser las cosas, respeto al que se lo gane, no al que lo pida a cuenta de genealogía nostálgica, si tu hermano, madre o padre se merecen una mandá pa'l carajo hay que dársela así esté en la iglesia y en medio de la misa.

Entonces un día después del veinticinco de diciembre, el Espíritu de la Navidad presente me mostró un episodio de la vida real donde una hermana manda a la otra pa'l carajo delante de la madre que comparten y frente a los hijos de la otra, todo para ratificar mi reflexión sobre los hermanos; tenerlos pa' que me jodan, no gracias, estoy bien con mi soledad.

Tengo amigos que son más que mis hermanos principalmente porque no nos jodemos la vida entre nosotros y eso es un acuerdo. No me los regaló la familia, ni Dios, los escogí yo o ellos a mí pero cada varios meses hacemos como ritual una revisión. Nada de lealtades ciegas ni vitalicias, revalide su compromiso, su relación y de todas formas el día que se lo gane quien se lo gane, que se vaya al carajo quien tenga que irse.


Publicar un comentario