13 enero 2011

un milagro de san sebastián


arte original :: Rabbi's blog.


Buscando algo en la nevera con un hambre del demonio, justo cuando pensé que lo único que había eran tres papas en una bolsa y dos galones de agua y casi a punto de cagarme en la hostia, encontré una botella de Coquito. Una botella completa del dulce elixir de coco y ron con grumos de canela resplandecientes como escarcha. Pensé que se había acabado todo con las octavitas pero no. Allí estaba, frío y sudoroso...y bebí...varias veces.

No sabía a qué o a quién atribuirle semejante aparición. Es casi mitad de enero así que nada del Niñito Jesús, Santa Claus o los Reyes Magos. Y por más que me gustaría pensar que el espíritu de Hostos me regaló esa botella pa' celebrar su natalicio conmigo, estoy seguro de que al último lugar que quiere ir a darse un palo es aquí y menos viendo televisión local. Ni siquiera yo quiero estar aquí, así que a beber con el control en la mano.

Entonces escuché panderos y un ritmo batukoso en un anuncio de las Fiestas de la Calle San Sebastián y paré. Algo me dijo que había un mensaje en todo esto, fiesta, Navidades extendidas, el anuncio de la cerveza oficial de las Fiestas y el Coquito. Pero por qué San Sebastián? Qué hizo él para merecer que yo le atribuya este milagro? Y decidí "googliar" a Sanse, como cariñosamente le llaman las compañías de cerveza aquí, ya que no sabía nada de él.


Historia larga corta, Interludio a la Papo Impala: "Pues resulta que Sebastián era un soldado romano y pana del Emperador que se ganó unos cuántos flechazos en la plaza del pueblo por ser un cristiano de closet. Entonces to' el mundo se fue del sitio pensando que el tipo estaba muerto, pero no estaba muerto ná y unos panas lo recogieron y lo llevaron donde una jeva que lo cuidó un par de días, y a lo mejor hasta le dió lo suyo también, ya tú sabe como es, y el tipo se curó. Pero que tan pronto se curó, parece que no quedó muy bien de la cabeza el individuo, como que se le fue la góndola pa'l carajo y aunque los panas le dijeron que se fuera del pueblo, él decidió ir donde el Emperador a preguntarle que qué era la que había con la persecución y con la clavaera intensa de aquella vez. Y allí mismo el Emperador se encojonó y mandó a sus alicates a darle latigazos hasta que se muriera por segunda vez a ver si era verdad."


Después de leer la historia todo cayó en su sitio. Sebastián es una metáfora del puertorriqueño. El puertorriqueño que aunque el Gobierno se lo ha clavao de todas formas y maneras en vez de quedarse en su casa tanquilo decide ir a dejar lo que le queda en los bolsillos y que se joda. "Vamos a beber hasta que nos jodamos! Nos tienen clavaos hasta más no poder pero estamos vivos PUÑETAAA...!" Qué digo yo metáfora?! Puro sincretismo religioso del más elaborado es lo que se vive en cuatro días de la Peregrinación del Clavao que son las Fiestas de la Calle San Sebastián.

Epifanía! Oh gloria! Santo eres Sebastián. Gracias por iluminarme. Gracias por el Coquito. Esta copa es a tu nombre y este fin de semana prometo recorrer tu calle y darme una cerveza por cada una de tus flechas y tres por todos los latigazos que cogiste. Así haré en cada puesto que me pare esperando que algún amigo me traiga a casa. Pero si me levanto de esa este año, a diferencia tuya, yo me voy pa'l carajo. Salud!


Publicar un comentario